Logo

Arte y Cultura

HUMANIDAD MIGRANTE

MURO FRONTERIZO

EXPOSICIÓN DEL 1 DE MARZO AL 30 DE JUNIO

 

Humanidad Migrante-Exposición internacional

 

El arte es quehacer exclusivamente humano, creado con intencionalidad y el fin de transmitir sentimientos, emociones y lograr la trascendencia; las obras permanecen aunque el hombre se extinga. Es una herencia cristalizada en espacios atemporales, es la historia que se resiste.

 

El arte es crítica y aceptación de la condición humana, las emociones y experiencias que manifiesta son la explicación que el hombre otorga a su pregunta sobre los significantes y el sentido de la vida. Es alcanzar la autonomía de la existencia humana en todos sus sentidos, pues ni la ciencia y la técnica logran compenetrar en el enigma espiritual como lo hace el arte. Hacer arte es un tributo a la tierra, un ritual de vida y una consagración de lo eterno, es un idioma universal y hablado en todos los tiempos.

 

La obra Humanidad Migrante se compone de pinturas y fotografías que evidencian el proceso de creación del artista y de cada una de las personas involucradas. Entre pinturas que son el resultado de vivencias, percepciones y emociones personales se conforman la obra pictórica de Enrique Chiu. Humanidad Migrante es una invitación a la apertura del arte y renuncia de un análisis exacto para interpretar las imágenes y del siempre saber.

 

En Humanidad Migrante prevalece la autonomía de las obras, pues alcanzan autoridad y vida propia, no sólo para el artista creador sino para los espectadores. La acción social interactiva que el arte puede alcanzar se ve reflejada en las fotografías que evidencia la actancialidad lograda en el Mural de la Hermandad pieza medular del proyecto de Humanidad Migrante.

 

El Mural de la Hermandad es una intervención artística que logra la contemporaneidad, pues el espectador sin importar su tiempo y nacionalidad logra el dialogo con la obra; la obra de arte invita al espectador a su auto comprensión y revela su mundo interno. Permite la comunicación sin necesidad de verbalizar pues a través de la pintura se ha logrado un vínculo de identificación en el que cada persona sin importar su origen plasma su identidad cultural de una manera especifica, recurriendo a su lenguaje y simbolismo, logrando conectar con sus emociones. La obra se sitúa en un espacio geográfico específico, la frontera de México y Estados Unidos, pero la identificación del fenómeno migratorio y las vicissitudes no conocen de tiempo y espacio, y las emociones son compartidas.